--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Tolmiea menziesii

Nombre común: Mil madres - Millonaria


Se trata de una planta de pequeño porte, que resulta muy interesante en centros decorativos de plantas.

A la hora de incorporar esta planta a un arreglo ornamental hay que observar que las plantas que le acompañen requieran también altas dosis de humedad.

Es oriunda de la costa oeste de Norteamérica, en particular de zonas boscosas y lluvias habituales, donde crece la humedad es abundante durante todo el año.

Pertenece a la familia de las Saxifragaceae, y se conoce también como: Tiarella menziesii.

Es una herbácea de naturaleza perenne que goza de una cuantiosa producción de hojas, bien sea en su variedad de follaje íntegramente verde o matizadas en tonos blancos o crema.

No tolera el sol directo, tal es su sensibilidad al sol, que si éste alcanza el follaje de la planta en las horas centrales del día le producirá quemaduras con seguridad.

Otro elemento que es imprescindible para la Tolmiea es la humedad, necesita de suelos constantemente húmedos y entornos que guarden la misma cualidad.

Su ágil crecimiento dará como resultado ejemplares colmados densamente de hojas que tienden a pender, lo que la hace muy apropiada para instalarla en una cesta colgante.

Puede desarrollarse en una jardinera para colocarla en una terraza, siempre a la sombra y sin descuidar el riego.

Las hojas están cubiertas por un espléndido moteado en color crema que oculta en mayor o menor medida el intenso verde esmeralda tan característico de la Tolmiea.

Sus cuidados son sencillos y lo único que se debe tener en cuenta es su elevada necesidad de humedad ambiental. Las plantas que presenten un crecimiento poco compacto o desigual debe recortarse los tallos para que quede armoniosas.

Las hojas son acorazonadas, lobuladas, dentadas y peludas. La curiosidad de esta planta radica en que las hojas adultas produce en el centro de ella una pequeña plantita.

La floración consta de pequeñas florecillas dispuestas en espiga, pero su presencia no aporta ningún atractivo a la planta. En interior no florece.

En cuanto a las plagas que le suelen asaltar la más importante es la cochinilla algodonosa, en las plantas de hojas matizadas su presencia suele pasar desapercibida. Los ácaros también pueden atacarla.

Desde el inicio de la primavera conviene abonar el sustrato cada quince días con un fertilizante líquido formulado para plantas verdes.

Se propaga en primavera con extrema facilidad mediante esquejes de hoja que porten un nuevo vástago. La hoja se coloca sobre un sustrato húmedo y se mantiene con una temperatura cálida hasta que arraigue sea evidente que progresa.

Resulta útil hacerse con nuevas plantas con regularidad si se alojan en interior, en esa circunstancias la planta tiene una vida más limitada que en exterior.

En el jardín la planta se encarga de extenderse y regenerarse a través de las hojas que al caer al suelo enraízan sencillamente.



No hay comentarios:

Blog Widget by LinkWithin