--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Plagas más comunes



Las plantas de interior, normalmente están menos expuestas a las plagas y enfermedades que las que se encuentran en el exterior.
Hay que tener en cuenta que en un ámbito casero es fácil controlar estos problemas, pero en cuanto aparecen los primeros síntomas hay que tomar medidas de inmediato.

Cada plaga y enfermedad debe ser tratada de una forma diferente. Por este motivo es conveniente que cuando una planta enferme, ésta debe ser sometida a un exhaustivo control, para vigilar su evolución al tratamiento que le apliquemos..

Conviene separar la planta de los ejemplares sanos, en ocasiones si está muy infectada y no vale mucho, es mejor tirarla; puede gastarse más en el tratamiento que lo que vale la planta en sí.

Estas son las plagas y enfermedades más comunes en las plantas de interior:


Pulgones: son unos insectos muy pequeños, de color negro, amarillo, rosa o verde, que viven en grandes colonias y absorben la savia de la planta. Suelen preferir las zonas más tiernas de las plantas, aunque conforme se reproducen tienden a ocupar toda la planta. Suelen desprender un fluido azucarado y pegajoso que atrae a las hormigas.

Cochinillas: Suelen aparecer frecuentemente en las plantas de interior. Al igual que los áfidos o pulgones, se alimentan de la sabia de las plantas y les pueden transmitir virus o favorecerles la aparición de hongos o mohos. Suelen ser duras de combatir.

Moscas blancas: Es un diminuto insecto alado de color blanco que suele depositar sus huevos en la cara inferior de nuestras plantas. En sus fases prematuras, pese a ser desagradables, no son perjudiciales para la planta. Una vez que se hacen adultos si pueden ser muy perjudiciales porque para adherir sus huevos a las hojas emiten una melaza que puede desarrollar un peligroso hongo que destruirá las hojas rápidamente.

Ácaros: Los más comunes son las arañas rojas y suelen provocar amarilleos y caída de las hojas. Se suelen identificar fácilmente porque son como diminutos puntitos rojos que aparecen sobre las hojas y además, crean una especie de tela de araña sobre las hojas. Se pueden eliminar de forma sencilla con acaricidas.

Oídio:Enfermedad fúngica que produce un recubrimiento polvoriento de color blanco de esporas en los tallos y en las hojas (en ambas caras) y que se extiende a las flores. Retirar y quemar las partes muy afectadas y pulverizar con un fungicida sistémico. Mejorar la circulación del aire.

Moho gris: Moho esponjoso gris  que cubre las hojas, los tallos, las  yemas y las  flores. Propiciado por el aire quieto y húmedo. Las esporas fúngicas penetran a través de cortes. Usar abono esterilizado y mejorar la ventilación. Eliminar las plantas infectadas.

Roya: Suele manifestarse en forma de pústulas de color anaranjado oscuro y es muy frecuente en plantas ornamentales, como por ejemplo el crisantemo. Se puede eliminar sin dificultad con pesticidas sistemáticos o productos a base de cinc. No obstante, es aconsejable cortar las zonas afectas y tirarlas a la basura.

Podredumbre del tallo y cuello: Varias enfermedades fúngicas que afectan a las plantas de maceta, bien en su cuello o en el tallo., Estas partes se vuelven blanda, marrones y se pudren. Un exceso de riego, temperaturas frías y falta de ventilación son la causa habitual.

Podredumbre de raíz: Provocada por varias enfermedades fúngicas, cuando las raíces de plantas como las begonias se pudren y dejan de funcionar de forma total o parcial. El primer síntoma es que las plantas se vuelven mustias y luego adquieren un color marrón. La causa es un exceso de riego.

Trips: Son pequeños insectos de cuerpo alargado, color negro y con alas. Suelen habitar en la cara inferior de las hojas y provocan sobre la hoja zonas despigmentadas o necrosadas. Además de estos daños directos, también pueden infectar a la planta con bacterias o virus.


Trastornos y remedios

Las plagas a raya

No hay comentarios:

Blog Widget by LinkWithin