--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Euphorbia pulcherrima

Poinsettia

Nombre común: Flor de Pascua - Poinsetia - Pascuero - Estrella de Navidad

La flor de Pascua es sin duda la planta que simboliza la Navidad prácticamente en todo el mundo, de hecho se la conoce también como Estrella de Navidad, además de otros apelativos muy populares.

Forma parte de la familia de las Euphorbiaceae.

Tiene una característica roseta de brácteas (hojas transformadas) de color rojo intenso y son las que proporcionan el verdadero valor decorativo a la planta, éstas permanecen en la mata durante un largo periodo.

En la actualidad, los expertos viveristas están logrado unas impresionantes variedades con las brácteas en una amplia gama de colores, algunos de ellos muy peculiares.

Podemos encontrar la Flor de Pascua con las brácteas en colores asombrosos, como por ejemplo azul, lila, naranja, blanco, amarillo, de tonos mezclados o jaspeados.

Las hojas son de color verde oscuro, de tacto aterciopelado y los bordes ligeramente dentados.

Tenemos costumbre de ver esta planta en un tamaño típico de maceta, con un tamaño que oscila entre los 30 y 60 cm de altura, pero en realidad se trata de un arbusto de hoja caduca que puede llegar a medir hasta 3 o 4 m cuando es cultivada en suelo y en un clima propicio.

Las verdaderas flores son muy pequeñas, son esos pequeños botones de color amarillo que crecen en el centro de la roseta que forman las brácteas.

Estas insignificantes flores es uno de los mejores indicadores a la hora de comprar esta planta, cuanto más cerrados estén los botones mejor; significa que aún está por florecer y una buena muestra de que el ejemplar durará meses.

Florece desde finales del otoño hasta finalizar el invierno, incluso hasta comienzos de la primavera, pero eso dependerá un poco del trato que se le dispense.

Para su adecuado mantenimiento es necesario que reciba una buena iluminación, incluso algo de sol suave de forma directa para que las brácteas no pierdan su color.

El sustrato se debe mantenerse húmedo, pero teniendo mucho cuidado de no excederse en el riego y siempre regar por debajo. colocando debajo de la maceta un cuenco con agua no demasiado fría y sin cal, retirándolo a los 15 o 20 minutos.

Hay que dejar que la planta elimine el sobrante de agua por el agujero de drenaje de la maceta, y esperar a que el sustrato se seque ligeramente antes de regarla de nuevo.

La humedad ambiental es su punto débil y tan importante como la humedad del sustrato, requiere de atmósferas húmedas, su falta hace que pierda las hojas con seguridad.

Por este motivo es muy beneficioso humidificar con agua alrededor del ejemplar, aunque procurando no mojar las brácteas.

Con añadir un poco de fertilizante líquido al agua de riego una vez cada 15 o 20 días será suficiente. Es conveniente retirar las hojas secas o estropeadas y vigilar la presencia de algún tipo de plaga como la mosca blanca, pulgones , etc.

Lo habitual es desechar la planta una vez se ha pasado su atractivo, pero si el ejemplar se encuentra en buenas condiciones se puede colocar en el exterior, bien sea en la misma maceta que luego se cambiará por otra mayor o plantarla directamente en el suelo y dejar que evolucione.

Es frecuente su presencia en los jardines de climas cálidos, donde crece hasta adquirir la forma de un arbolillo de cierto porte.

Se debe tener especial cuidado con el látex o líquido lechoso que desprenden las hojas y tallos al cortarse, puede causar irritaciones en ojos, piel y en las mucosas por contacto.



Blog Widget by LinkWithin