--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Calycanthus floridus

Sinonimia: Calycanthus acuminatus  - Calycanthus tomentosus - Calycanthus mohrii

Nombre común: Dulce Arbusto - Calicantus - Calicanto - Calicanto de Carolina - Pimienta de Carolina

Este arbusto de pocas exigencias en sus cuidados posee una naturaleza caducifolia y agradece los emplazamientos frescos y húmedos, principalmente en su etapa joven.

Conociendo su procedencia se puede discernir el tipo de cuidados que le favorecen.

Por lo general se cultiva especialmente por el perfume que emanan las flores y porque resulta perfecto para jardines informales y de bajo mantenimiento.

Puede crecer hasta alcanzar los 4 m de altura y pertenece a la familia de las Calycanthaceae, conocida por acoger algunos géneros de árboles y arbustos aromáticos.

La Calycanthus procede de regiones templadas de América del Norte. Progresa en áreas cercanas a sotobosques, en la cercanía de arroyos y bosques húmedos.

Forma un arbusto abierto con ramas grisáceas y erguidas que se colman de un follaje lozano que se torna amarillo dorado antes de sucumbir.

Las hojas nacen opuestas, son grandes, elípticas y acabadas en punta, con los bordes lisos, de color verde claro intenso cuando son jóvenes y mucho más oscuras y levemente ásperas al tacto después.

El envés de las hojas tienen una ligera vellosidad, además, el follaje exhala un intenso aroma cuando se aplasta.

Hacia finales de la primavera el arbusto se adorna de flores fuertemente perfumadas, que tienen un aire parecidos a las flores que produce ciertas especies de magnolias o nenúfares.

Las flores cuentan con numerosos pétalos estrechos colocados en espiral, con una tonalidad en un espectacular color rojo oscuro tirando a marrón que hace que el contraste con el follaje sea máximo.

Se dice que el aroma de las flores en ocasiones se manifiesta como una intensa combinación de frutas, aunque otras veces puede oler sutilmente a vino.

A lo largo del verano y esporádicamente regala alguna exigua floración que permite disfrutar nuevamente de sus flores de vivaz color.

El pleno sol puede ser una buena ubicación para este arbusto en regiones de climas suaves, pero si se trata de zonas muy calurosas es preferible emplazarlo en un espacio semi-soleado, donde obtenga algo de sombra parcial durante las horas tórridas del día.

En cuanto al riego debe ser generoso y regular ya que a este arbusto le gusta disfrutar de suelos a los que no le falte la humedad.

El fruto es una cápsula elíptica seca de unos5 cm de largo con numerosas semillas en su interior.

Los frutos pueden permanecer en la planta durante todo el invierno.

Toda vez que la floración haya pasado se puede realizar una poda que mantenga una buena forma en la mata y le conceda un follaje espeso.

En esta planta es natural que presente en sus inmediaciones brotes de nuevas plántulas al final del invierno.

Para propagarla se emplea semillas tomadas en otoño, o bien mediante esquejes tratados con hormonas de enraizar.




No hay comentarios:

Blog Widget by LinkWithin