--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Erysimum cheiri

Sinonimia: Cheiranthus cheiri

Nombre común: Alhelí amarillo - Viola amarilla

Es una planta herbácea que goza de conocida resistencia teniendo en cuenta que en su estado natural medra en zonas rocosas, terrenos pobres o bordes de caminos.

Es oriunda del sur de Europa, sobre todo se la encuentra en zonas mediterráneas. Forma parte de la familia de las Brassicaceae.

Es una especie muy cercana a la Matthiola incana o Alhelí.

Se manifiesta como una planta humilde que se atesta de flores con un gran poder colorista y un delicioso aroma dulce y suave.

Es perfecta para arriates bajos o como relleno de zonas despejadas del jardín, su pequeño porte la hace igual de inmejorable para cultivar en macetas o jardineras.

Su pletórica floración tiene lugar al poco de comenzar la primavera y prosigue hasta el final del verano.

Son adecuadas las situaciones soleadas para que florezca con riqueza.

Las hojas son estrechas y alargadas de color verde grisáceo, ásperas al tacto y carentes de brillo. La parte baja del tallo tiene una condición leñosa mientras que la parte alta es tierna.

Es en el ápice de los tallos donde aparecen los densos manojos de flores, éstas poseen cuatro pétalos abiertos de color amarillo penetrante con un toque blanco en el centro.

Entre las diferentes variedades se puede encontrar floraciones en color rosado, celeste, morado, o blanco.

El terreno conviene que cuente con un buen drenaje, de modo que al regar el agua no permanezca estancada, perjudicando con ello las raíces de la planta o provocar alguna enfermedad como el moho, al que esta planta es muy sensible.

Si aparece alguna planta dañada lo mejor es eliminarla para que no contagie a otros ejemplares.

Para evitar trastornos en la planta lo mejor es proporcionarle riegos moderados, alimentación adecuada y exposiciones soleadas,

Si bien disfruta de una condición perenne a la hora de cultivarla se emplea como si de una anual se tratase.

Esto sucede por su poca adaptabilidad a las bajas temperaturas, que acaba con la planta en cuanto se presenta el periodo frío.

Tras la floración se desarrollan vainas con semillas en su interior que varían de color al madurar.

Lo mejor es hacerse con las semillas para conseguir nuevos ejemplares en la siguiente temporada, hay que recogerlas cuando estén maduras y mantenerlas en un medio seco y limpio.

La siembra se debe emprender en primavera, en sólo un par de semanas se producirá el germinado.

Esta planta tiene usos medicinales y se emplea en homeopatía. Es apreciada por su eficacia antiséptica, diurética, estomacal, y en el alivio de otros males.

No se debe emplear bajo ningún concepto sin la supervisión de un experto o de un facultativo.


Matthiola incana


No hay comentarios:

Blog Widget by LinkWithin