--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Podachaenium paniculatum

Nombre común: Árbol de las margaritas - Árbol gigante de las margaritas

El género compuesto de muy pocas especies está incluido en la familia de las Asteraceae también denominada Compositae.

El grupo se encuentra repartido entre México y el resto de países que abarca toda Centroamérica.

No es una planta excesivamente fácil de encontrar fuera de su círculo de origen, con una reducida presencia en jardines y más exiguos puntos de venta.

Este pequeño árbol tiene una naturaleza perenne y goza de un estilo erguido. Los tallos son delgados pero fuertes, leñosos, de color marrón grisáceo con entrenudos bien visibles.

Para su cultivo en jardín hay que intentar disponerla debajo de plantas altas o árboles, con el fin de que le proporcionen protección ante las temperaturas adversas y filtren el sol directo.

Las hojas son grandes, tienen forma de punta de lanza con los bordes en cresta. La superficie está cubierta de una fina capa de pelillos diminutos que las hace de un tacto aterciopelado.

La floración de color blanco radiante establece un armonioso contraste con el verde algo desvaído del follaje.

A esta planta no le gusta las temperaturas desmesuradas, ni en cuanto al frío ni calor. No hay que olvidar que proviene de puntos montañosos, donde la temperatura es suave y las noches son frescas.

En todo caso soporta mejor el calor elevado que el frío intenso e insistente.

El periodo natural de floración se sitúa en primavera, pero a lo largo del año suele brindar algún florecimiento más reducido.

Las florescencias surgen agrupadas en racimos dispuestos en los extremos de los tallos. La apariencia de las flores es la misma que las margaritas, con anchos pétalos y una corona central colmada de diminutas florecillas amarillas .

Las flores emanan un suave y agradable aroma, sin embargo las hojas desprender un desagradable olor, sobre todo cuando se aplastan.

Las plantas mantenidas en macetas serán felices en una galería, terraza o patio semi-sombreado. En interior no prospera.

Necesita un suelo rico en nutrientes, además debe cumplir con la obligación de drenar sin impedimento para que no acumule agua y consiga con ello dañar a las raíces.

El entrono de la planta resulta idóneo mantenerlo bien regado de forma que conserve una ligera y uniforme humedad, principalmente en periodos de calor.

En otoño es bueno efectuar una adecuada limpieza y poda que robustezca la planta de cara a la siguiente temporada.

La germinación mediante semillas no presenta dificultades siempre que se cubran con una fina capa de sustrato y se mantengan en un lugar luminoso y cálido.

Una vez las plántulas adquieran una talla manejable se pueden disponer en un contenedor o bien en suelo para que comience su desarrollo. Mientras tanto, se les debe ofrecer algo de abrigo hasta que estén bien establecidas.



No hay comentarios:

Blog Widget by LinkWithin