--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Gardenia brighamii


Nombre común: Gardenia - Gardenia hawaiana

Esta Gardenia es endémica de las Islas norteamericanas de Hawái, situadas en el Océano Pacífico. Se acomoda de manera admirable al arte del diseño de Bonsái.

El género que engloba a las Gardenias pertenece a la familia de las Rubiaceae, que acoge plantas en su mayoría de naturaleza tropical.

De dimensiones comedidas, logra convertirse en un pequeño arbolito robusto de varios metros de altura, muy apropiado para ornamentar un jardín de temperaturas cálidas pero no demasiado caluroso.

Las hojas son ovaladas, brillantes y de color verde oscuro, surgen de modo denso sobre tallos erguidos, delgados y leñosos.

Las flores son más pequeñas que otros componentes de la agrupación, pero como sucede con todas las Gardenias, son elegantes y desprenden un delicioso aroma dulce, algo propio de este grupo.

Cuando alguna planta de este género está en flor envuelve todo el espacio de maravillosa fragancia. Por eso es una elección perfecta para disponerla en un jardín aunque sea de pequeñas dimensiones.

Cada flor de color blanco puro está compuesta por seis pétalos fusionados en la base.

La floración en el hemisferio norte se produce entre marzo y mayo, aunque puede florecer de manera ocasional y exigua en otoño.

Las Gardenias son flores muy delicadas que necesitan muchos cuidados para sobrevivir.

Una vez la planta está en proceso de floración no conviene moverla, ya que le incomoda y responde paralizando el florecimiento o perdiendo los pimpollos y las flores ya producidas.

Durante la fase de crecimiento se abona quincenalmente con un fertilizante líquido no calcáreo, apropiado para plantas acidófilas.

Es importante eliminar las ramas secas y descartar todas las que presenten mal estado o estén enfermas, esto puede ir unido a un recorte o poda. Para ejecutar esta labor es sustancial aguardar a que la planta remate su floración.

Las plantas que se encuentran en contenedores requerirán un trasplante cada 2 o 3 años aproximadamente, empleando un sustrato con un pH por debajo de 7, específico para plantas ácidas.

Cuando se recubre el suelo con una capa de corteza de pino se protege las raíces de las heladas y se ayuda además a la acidificación del sustrato.

Uno de los efectos que produce la alcalinidad en las acidófilas es la clorosis férrica, las hojas reflejan una merma del color y se vuelven amarillentas.

Cuando esto suceda requerirá un aporte de quelato de hierro.

Para multiplicarla hay que tomar esquejes de tallos jóvenes que porten dos o tres hojas y cortar entre nudos, se unta el extremo con hormonas de enraizar y se plantan en un medio húmedo.

Este proceso se lleva a cabo al inicio del verano. La propagación mediante semillas es algo lenta.



Gardenia jasminoides

No hay comentarios:

Blog Widget by LinkWithin