--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Eichhornia crassipes

Nombre común: Jacinto de agua - Camalote - Taruya

Esta planta de raíces sumergidas forma pequeñas rosetas sin tallo y que produce en grandes masas que flotan en la superficie.

Pertenece a la familia de las Pontederiaceae.

Este es un género que cuenta con una media docena de especies acuáticas de una excepcional floración.

El Jacinto de agua es oriundo de las regiones templadas y cálidas de América del Sur, donde prospera en hábitats acuáticos de agua dulce poco profundos.

A la hora de hacerse con un Jacinto de agua hay que ser consciente que deberá estar plantada en un pequeño estanque del jardín que podamos controlar, o bien en algún tipo de cajonera de plantas acuáticas, fuente, acuario, o cualquier otro artilugio que mantenga acotada esta planta.

Del rizoma sumergido se alza una especie de boyas flotantes que contienen tejidos rellenos de aire que las hacen flotar, de cada una de ellas surge un limbo foliar grueso, redondeado o aovado de gran tamaño y color verde intenso muy lustroso.

Produce espigas erectas de flores de color lila desvaído, cada flor presenta en uno de sus seis alargados tépalos una mancha amarilla dentro de otra más grande de color azul.

La floración carece de perfume y se puede presentar durante todo el año, pero principalmente en verano y otoño.

La vida de las flores es bastante efímera y son tremendamente delicadas.

Es una planta de exterior que necesita de ubicaciones soleadas o semi-soleadas, no hay otros cuidados dignos de mención dado su carácter resistente y capacidad de adaptarse al ambiente.

Agradece pasar el invierno con temperaturas frías, aunque las heladas persistentes pueden ser el único inconveniente en su desarrollo, si se da este caso necesitará de protección, pero estando siempre en agua.

Su crecimiento a llegado a ser tan invasivo que incluso ha afectado a la navegación en algunos ríos, además hay que contar la dificultad que conlleva contener su crecimiento y con ello una colonización indeseada.

Esto es un mero apunte del peligro invasor que implica el cultivo sin control de esta bellísima pero problemática planta.

Por eso es una buena medida cultivarla siempre en zonas donde no se pueda escapar.

La reproducción no representa problema mediante la división del rizoma, aunque que ella misma se encarga de reproducirse muy rápidamente a través de sus rosetas laterales.



No hay comentarios:

Blog Widget by LinkWithin