--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Lonicera etrusca

Nombre común: Madreselva etrusca - Chupamiel - Madreselva - Zapatillas de la Virgen

Esta Madreselva es un arbusto trepador, de ramaje extendido que alcanza 2-3 metros de altura, con un crecimiento ágil y una floración de aspecto curioso de agradable aroma.

Pertenece a la familia de las Caprifoliaceae. El género de las Loniceras muestran un follaje persistente si se encuentran en regiones cálidas o semi-persistente en las frías.

Es como el resto de especies denominadas de manera común Madreselva, insustituible en jardines de clima templado, donde estas plantas son apreciadas por ser poco exigentes y relativamente rústicas.

Tanto se cultive en terreno como en maceta, necesitará la ayuda de unos soportes por los que guiar sus vigorosos tallos.

En el caso de que se encuentre en terreno podrá cubrir un muro o vallado en poco tiempo, dado la agilidad de su crecimiento.

Los tallos son delgados y volubles, su longitud será tan extensa como le permita el soporte por el que guiarse.

En su hábitat natural suele utilizar los troncos de los árboles para medrar hasta una zona elevada donde el sol le alcance.

Las hojas de esta especie son inconfundibles, nacen a pares y enfrentadas, dejando un espacio holgado entre un par y el siguiente, las más altas son redondeadas y están soldadas en la base rodeando el tallo entre ambas.

Las hojas inferiores no están unidas pero suelen carecer de peciolo.

Las flores largamente tubulares, una vez abiertas muestran varios pétalos superiores fusionados y otro inferior solitario, los filamentos son prominentes.

El color de la floración es muy suave y varía del rosa al amarillo anaranjado, por lo que en el mismo racimo pueden encontrarse ambas tonalidades.

Su periodo de natural de floración se encuentra entre mediados de la primavera y mediados del verano.

Necesita de exposiciones soleadas y un entorno húmedo, no tiene problemas con el tipo de suelo, siempre que no retenga agua pero conserve cierta humedad.

En los ejemplares que hayan crecido de forma desordenada es primordial efectuarle una poda en profundidad, esto les proporciona un crecimiento proporcionado y los prepara para la siguiente temporada.

Tras la floración aparecen al final del pedúnculo manojos de frutos redondos de color rojo brillante, que se pueden utilizar para su propagación.



No hay comentarios:

Blog Widget by LinkWithin