--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Tricyrtis formosana

Tricyrtis formosana var. Stolonifera
 
Nombre común: Lirio sapo

Esta planta de exóticas flores nos gratifica con su floración cuando el verano ya ha decaído y aparece el otoño.

Esta especie está integrada dentro de la familia de las Liliaceae, formada por plantas herbáceas de oderado porte y cuyas floraciones tienen una apariencia que recuerda a una pequeña orquídea.

Es originaria de las regiones templadas de Asia, principalmente de Japón, Filipinas y Taiwán, donde crece en bosques húmedos y en la cercanía de humedales.

Existen numerosas variedades bien conocidas en jardinería y usadas para cubrir zonas arboladas, ya que los árboles contribuyen a que las matas reciban una luz adecuada gracias a que sus hojas filtran los rayos de sol.

El follaje surge sobre tallos peludos, delgados pero erguidos, en los que afloran las hojas de manera alterna, éstas carecen de rabillo de unión con el tallo, son brillantes y poseen un color verde intenso.

Los cinco pétalos de las flores de color blanco o rosa pálido se orientan hacia arriba y están salpicadas de pequeñas manchas moradas. La floración aparecen en las axilas de las hojas superiores.

Para que la planta alcance un desarrollo destacado es preferible disponerla en una situación que ante todo disfrute de una humedad ambiental elevada, unida a una posición de sombra muy luminosa o salpicada con algo sol.

A la hora de cultivar la Tricirtis hay que tener en cuenta que es originaria de zonas boscosas y que vive en las riberas de ríos, por lo que está rodeada de humedad de manera permanente durante todo el año.

Es sobresaliente la capacidad que tiene para florecer aun sin la asistencia directa del sol, motivo por el cual es excelente para acomodar en jardines sombreados pero sin que llegue a ser una sombra tan densa que impida la floración.

El suelo es preferible que sea ligeramente ácido por lo que no debe contener componentes calcáreos, asimismo, es primordial regarla con agua libre de cal.

Los riegos han de realizarse de manera generosa en las estaciones más cálidas del año, no conviene dejar que el sustrato llegue a secarse por completo nunca.

Al desenvolverse en zonas húmedas y casi a ras de suelo la planta se expone al ataque de caracoles y babosas, generalmente son los dañinos enemigos que le suelen invadir.

Pese a que tiene una tolerancia relativamente buena frente a situaciones de bajas temperaturas, no es así cuando el frío es demasiado intenso.

En regiones de inviernos severos hay que guarecerla y proporcionarle abrigo, bien sea trasladándola si se puede a un lugar protegido o preparar un acolchado con cualquier material para tal fin.

En caso de no poder mover la planta de su lugar toda la parte aérea morirá a causas de las heladas, pero si se protegen las raíces los nuevos brotes aparecerán al finalizar el invierno.

Las plantas voluminosas se pueden fraccionar fácilmente para hacerse con un cuantioso número de ejemplares, esto hay que realizarlo justo al comenzar la primavera que es cuando se reactiva su crecimiento.

Si la propagación se realiza a través de semillas es preferible sembrarlas tan pronto hayan madurado.

Ver Tricyrtis hirta

No hay comentarios:

Blog Widget by LinkWithin