--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Ribes sanguineum

Nombre común: Grosellero de invierno - Grosellero ornamental - Grosello de flor

Se trata de un arbusto extendido de figura algo irregular y hoja caduca, puede alcanzar algo más de los 2 m de altura.

Gracias a su porte ramificado se utiliza en jardinería para establecer setos informales, bordes mixtos o de forma solitaria como punto decorativo central.

Este arbusto tiene su origen en Norteamérica. Pertenece a la familia de las Saxifragaceae que aglutina especies propias de regiones templadas y frías del hemisferio norte o América del Sur.

Aunque está emparentado directamente con el popular grosellero, se utiliza más como arbusto ornamental merced a lo llamativo de sus flores.

La diferencia con la planta original estriba en que la producción de sus frutos es poco relevante y el sabor de los mismos es insípido, teniendo poco que ver en este terreno con la planta mencionada.

El sol tórrido quema con facilidad sus hojas, por ello, a la hora de emplazar este arbusto en el jardín habrá que valorar el clima de la región, así en zonas de veranos muy calurosos requerirá de una situación de semi-sombra y de pleno sol en lugares de temperaturas más moderadas.

Esta planta al tener un tamaño discreto acepta el cultivo en contenedores, que servirán para situarla en terrazas o patios soleados.

Es estimable que apenas tenga problemas para medrar en suelos de todo tipo, incluso en terrenos pobres, exceptuando los que están demasiado apelmazados.

Sin embargo, no tolera en absoluto la sequía, al ser una planta amante de la humedad requiere de riegos generosos; con temperaturas elevadas necesitará de un mayor aporte de agua.

Las hojas tienen de 3 a 5 lóbulos poco profundos, algo rugosas y ásperas al tacto, con los bordes dentados, de color verde oscuro mate y con una fina pelusilla blanquecina en el envés.

Cuando se inicia la aparición de los primeros brotes de hojas, ya la planta luce una copiosa porción de hermosos racimos colgantes de flores.

Estos racimos se presentan al comienzo de la primavera y forman un conjunto agrupado de pequeñas flores, constituidas por cinco pétalos de color rojo o rosa, dependiendo de la variedad.

Tanto las hojas como las flores emanan un agradable aroma.

Acabada la floración da paso a unas bayas esféricas de color púrpura oscuro, semejantes a las grosellas.

Cuando el arbusto tome una apariencia desgarbada será necesario practicarle una poda para mejorar su aspecto, esto ha de hacerse una vez acabado la floración.

La siembra de las semillas se realiza en otoño tan pronto como éstas maduran o bien por esquejes leñosos en otoño e invierno.



No hay comentarios:

Blog Widget by LinkWithin