--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Crossandra infundibuliformis

Nombre común: Crosandra - Justicia

Se trata de un arbusto pequeño, erecto, ramificado, de hojas perennes, que pertenece a la familia de las Acantáceas y es originaria de la India y Ceilán.

En estado silvestre puede alcanzar alrededor de un metro de altura, pero cuando se cultiva en contenedores sólo adquiere unos 35-50 cm.

La Crosandra es una excelente planta para interior, que progresará de manera acertada cuando se le concede una posición amoldada a sus elevadas exigencias de luz y humedad.

Requiere un emplazamiento bien luminoso, protegido de la incidencia directa del sol. Una suficiente cantidad de luz, junto a una buena ventilación es condición esencial para que la planta florezca y se beneficie de un óptimo desarrollo.

En interior hay que asegurarle una orientación sin corrientes de aire y en exterior buscarle un lugar protegido.

Durante la etapa de crecimiento y de floración hay que humedecer la tierra regularmente con agua no calcárea y que esté ligeramente atemperada; en invierno demanda menos riego ya que la temperatura no es tan alta y el aire es más húmedo.

No hay que dejar que el suelo se seque entre riegos, de la misma manera la humedad ambiental es importante que se mantenga bastante alta, incrementándola al máximo mediante rociados regulares sobre la planta siempre que ésta no se encuentre en floración.

Las hojas son grandes y ovaladas, enteras, acuminadas, lustrosas, de color verde muy oscuro, con las nerviaciones hundidas y bordes ligeramente ondulados.

Su floración asoma por encima del follaje; las flores surgen de delgados tubos y se disponen en una inflorescencia en espiga.

Dependiendo de las diferentes variedades se pueden localizar floraciones de color blanco, amarillo, naranja, rojo o salmón, todos ellos de fuerte tonalidad.

Sus frágiles flores se deterioran si se mojan durante el riego o con la lluvia, si se le mantiene alejada de esos contratiempos tienen una larga duración.

Las plantas jóvenes deben entutorarse ya que es probable que los tallos no tengan fuerza suficiente para soportar toda la carga del follaje.

Agradece un abonado quincenal, con una dosis inferior a la recomendada por el fabricante y que se añade al agua de riego.
A la hora de trasplantarla se debe realizar al inicio de la primavera, antes de que comience el crecimiento de nuevos brotes.

Esta interesante planta se puede encontrar en el mercado ya florecida en diferentes periodos del año, merced al resultado de la manipulación que efectúan los viveristas para que florezca en determinado momento.

Como ocurre con todas las Acantáceas, las hojas inferiores se caen y los tallos quedan desnudos.
Por ello conviene multiplicar periódicamente la planta, cada dos o tres años.

La reproducción se consigue mediante esquejes terminales que generalmente se plantan varios juntos para que den mejores resultados. También se puede efectuar la propagación por semillas casi todo el año.




No hay comentarios:

Blog Widget by LinkWithin