--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Bergenia crassifolia

Nombre común: Hortensia de invierno - Bergenia


Su lugar de origen se encuentra en las altas montañas de Asia oriental, principalmente de Siberia y Mongolia.

Es un género de plantas perteneciente a la familia Saxifragaceae, con la mayoría de sus especies naturales de regiones templadas y frías.

Es una especie propia de jardines húmedos donde forma matas de tendencia rastrera.

Es poco exigente ya que no necesita demasiadas atenciones y puede permanecer sin cuidados en condiciones adversas.

Las plantas alcanzan alrededor de 30-40 cm de altura, llegando a cubrir los bordillos de los senderos de jardín, este hecho hace que se utilice muy a menudo para ese fin.

Es asimismo, una planta muy bella para formar un cerco en los estanques de agua.

La Bergenia es una planta robusta, de carácter rizomatoso, cuyo elevado poder decorativo se debe además de a sus atrayentes flores a sus lozanas hojas de gran tamaño.

Las hojas son redondeadas con el borde ondulado y nervios muy marcados, coriáceas, de un verde profundo y brillante.

A pesar de que las hojas suelen permanecer con una lozana tonalidad verde durante casi todo el año, al acercarse el final del otoño o con la llegada del invierno a menudo se transforman en color rojizo o con tintes bronceados.

Si el medio donde está cultivada le es propicio, la planta se extenderá rápidamente y sin dificultad gracias a sus retoños, los que le permite formar extensas superficies, especialmente bajo los árboles.

Estas plantas viven y prosperan igual al sol que en semi sombra, sobre un suelo rico o relativamente pobre, siendo tolerante a una gran variedad de suelos.

En un suelo demasiado rico florece menos y las hojas se alargan verticalmente.

Las condiciones de humedad que disfrute establecen su crecimiento, así, en zonas secas, crecerá con más lentitud, mientras que en lugares húmedos, lo hará con mayor rapidez.

Las perfumadas flores de color rosa intenso, tienen forma de campana y se reúnen en vigorosas y densas espigas soportadas sobre tallos rojizos y gruesos.

Existen numerosas variedades con flores en tonalidades que van del blanco hasta el rojo intenso. La floración aparece a finales de invierno y principios de la primavera.

Es beneficioso cortar los tallos florales una vez se encuentren deslucidos o marchitos. Eliminar todos los tallos que hayan florecido, cortando lo más abajo posible del mismo, cercano al suelo.

Puede sobrevivir a los inviernos muy fríos. Esta planta tolera bien períodos ocasionales de sequía, aunque se planta a menudo en zonas más húmedas.

La forma de multiplicarla más fácilmente mediante la división del rizoma.

La operación se debe realizar en el mejor momento de temperatura, que resulta tras la floración, coincidiendo con la finalización del verano o comienzos del otoño.

Las matas muy densas se pueden fragmentar en varias porciones para obtener diversos ejemplares.




Bergenia stracheyi

3 comentarios:

▼▲ Mostrar / Ocultar comentarios

Blog Widget by LinkWithin