--FICHAS DE PLANTAS
-- - - - - - - - - - - - - - - -

Eupatorium sordidum

Nombre común: Eupatorio

Es una planta de naturaleza perenne, está emparentada con el Agerato ya que las dos especies pertenecen a la misma familia de las Asteráceas y ambas tienen flores con una apariencia muy semejante.

Forma una amplia mata redondeada de hasta 2m de altura, en anchura puede superar esta medida.

En jardinería se utiliza como arbusto aislado, principalmente por su atractiva floración muy valorada por su vistosidad; es una planta perfecta para zonas con temperaturas anuales moderadas.

Se le debe proporcionar para su cultivo una zona espaciosa para que se desarrolle con suficiente holgura.
Las hojas crecen de forma opuestas y alternas, grandes, ovaladas, de hasta 15 cm de longitud y los márgenes aserrados, de color verde apagado, con los nervios muy marcados por el envés, sin brillo y algo áspero al tacto.

Los tallos y los peciolos de las hojas son de color púrpura.
Necesita emplazamientos que disfruten de suelos húmedos, frescos y sombreados, se desarrolla de manera destacada cuando está cultivada en zonas boscosas, debajo de árboles altos donde se encuentre resguardada del sol intenso.

Hacia el final del invierno o comienzos de la primavera produce grandes inflorescencias en amplios corimbos terminales de botones florales de color púrpura que darán paso a pequeñas flores con pétalos tan finos que más parecen filamentos tubulares. Están densamente agrupados y le dan un aspecto plumoso, son de color rosa-malva.


A medida que la planta va comenzando a florecer los tallos tienden a curvarse hacia abajo por efecto del peso de las flores.

Permite su cultivo en contenedor, pero tendrá que ser de gran tamaño para que resulte armonioso con el ejemplar y que tenga una buena base para que pueda soportar el voluminoso tamaño que adquirirá la parte aérea de la planta.

Requiere riegos frecuentes y abundantes en época de calor, de forma que el sustrato se mantenga siempre levemente húmedo, en invierno regar de manera ocasional dependiendo de la climatología.


Los suelos más apropiados han de ser ricos en materia orgánica, ligeramente alcalinos, sueltos y bien drenados.

En periodo de crecimiento y floración se debe abonar cada dos semanas con un fertilizante líquido para plantas de flor.

Al final de la floración puede podarse hasta la mitad de lo que haya crecido ese año el ejemplar, de este modo se mantiene a la planta en un tamaño controlado y proporcionado.

No tolera las temperaturas demasiado frías.

Se puede multiplicar mediante semillas en primavera, o también por esquejes obtenidos de las ramas en la poda.

1 comentario:

▼▲ Mostrar / Ocultar comentarios

Blog Widget by LinkWithin